“Hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir” -Honoré de Balzac-

 

La vanidad es un pecado, al menos para el Cristianismo,  y si bien esta tan expandido como la religión ésta ha sabido permanecer oculta tras la máscara que todo el mundo (cristiano o no) posee.

El ser vanidoso puede no estar mal, mas allá de lo que la Iglesia diga. Todo es una cuestión de medida y de la honestidad con la que uno se muestre.  Y acá es donde me doy pie para hablar de un tema en particular:  Las redes sociales:  Mucha gente cree engañar a sus seguidores de mostrar su lado vanidoso, entonces con mensajes -generalmente no lejos de los lugares comunes-  pretenden distraer la verdadera intención (que es mostrar el culo/cuerpo/biceps/etc,etc) dando por sentado que realmente uno cree que esa foto de primer plano mostrando un imperecedero trasero, no es mas que producto de la casualidad…

Fotos con medio cuerpo desnudo simulando un “despeinado” natural, sobre la cama con el mensaje : “Uy, Lunes, no me puedo levantar de la cama”. Obviamente el lomo despampanante,  con unos rulos ubicados geométrica, simétrica y logarítmicamente (?) en su lugar, hacen de aquel que simula un encuentro natural con una cámara de foto/mobil (geométrica, simétrica y logarítmicamente (?) ubicada) genere nuestro típico comentario “bueh…”.  La foto en si no es un problema, lo que resulta molesto es el hecho de que no se es honesto a la hora de publicarla. No decir nada o decir “me siento maravilloso/a y en forma” dejaría a muchos sin comentarios o sin el pensamiento de “bueh…que le pasa a este/a?”. Pero si de honestidad se trata, debo confesar que hace una semana atrás me saque una foto con torso desnudo siguiendo mis propias reglas de honestidad pero ni eso me salvo. (comentario a continuación). De todas maneras no me dio vergüenza en decir “Hoy cumplo 47 y aun estoy en buena forma”. Si después la gente cree que soy una hurraca cagada a escobazos es una cuestión de criterio y muy respetable.

Screenshot_20180521-204643-01

Intenté ser honesto, igual mi prima me cago a trompadas.

Screenshot_20180521-204211-01

Un poco de ciencia

Para conocer la proporción directa de algo es necesario conocer la magnitud. Bien, podemos ver la magnitud de un imbécil en redes sociales (estamos viendo solo una categoría) por su comportamiento a la hora de mostrarse y algo determinante  es “lo que dice” de lo que muestra. Y acá es donde entra mi criterio de “Honestidad”.

A que llamo ser honesto en todo este cuento?. Si querés mostrar el culo, mostrálo sin inventar excusas que lo único que hacen es sacarle mérito al buen culo que estas mostrando . Ni hablar a l@s que ponen “tengo que dejar las pastas!” y tienen una tabla de lavar ropa.

No hace pocos minutos acabo de leer un tweet que refleja lo que estoy diciendo.

Screenshot_20180521-202629-01

 

Screenshot_20180522-165521-01.jpeg

Honesto: Me corté el pelo, me gusta como me queda y me encanta como salí en esta selfie.    Imbécil: Ufff, que día de fiaca no me puedo ni levantar de la cama!.

Saludos desde el Termo,

 

S.